Lunes 21 de Mayo - Historia de la Devoción



¡Buenos días chicos!

Estamos celebrando “la semana grande” de nuestra madre: MARÍA AUXILIADORA.

El calificativo de auxiliadora lo ha tenido la Virgen desde los principios de la historia de la iglesia, estos días os haremos una breve historia de ella.
El primero que llamó a la Virgen María con el título de "Auxiliadora" fue San Juan Crisóstomo, en Constantinopla en al año 345, él dice: " Tú, María, eres auxilio potentísimo de Dios".
San Sabas en el año 532 narra que en oriente había una imagen de la Virgen que era llamada "Auxiliadora de los enfermos", porque junto a ella se obraban muchas curaciones.
San Juan Damasceno en el año 749 fue el primero en propagar la jaculatoria: "María Auxiliadora , rogad por nosotros". Y repite: la virgen es "auxiliadora para evitar males y peligros y auxiliadora para conseguir la salvación".
En el año 1572, el Papa San Pio quinto ordenó que en todo el mundo católico se rezara en las letanias la advocación " María Auxiliadora, rogad, por nosotros", porque en ese año Nuestra Señora libró prodigiosamente en la batalla de Lepanto a toda la cristiandad que venía a ser destruida por un ejército mahometano de 282 barcos y 88.000 soldados.
Como podéis ver el nombre de Auxiliadora le ha acompañado siempre, mañana veremos la relación que tiene Auxiliadora con Don Bosco.


¡María Auxiliadora de los cristianos!

¡Que paséis buen día!

Viernes 18 de mayo: Pentecostés

Buenos días

Y para terminar la semana os dejo el evangelio de este domingo que es el de Pentecostés que nos marca el fin del tiempo de Pascua.




Lectura del santo evangelio según san Juan (20,19-23):

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros».

Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.

Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».

Reflexión

Este domingo celebramos la fiesta de Pentecostés, un momento importante para toda la Iglesia porque se nos recuerda que el Espíritu viene para darnos fuerza, energía; para quitarnos el miedo y lanzarnos a proclamar la Palabra de Dios a todos los rincones.

Pentecostés es la fiesta que resalta el amor de Dios hacia los hombres. Quizás deberíamos preguntarnos si también nosotros lo amamos, si creemos en su Espíritu y que este nos apoya y da fuerzas para vivir.

¡Buen fin de semana a todos!

Jueves 17 de mayo: confía

Buenos días

Ayer hablábamos de la paciencia como virtud de María. Hoy os quiero mostrar a María como madre. Y en vez de volver a hablaros de las vuestras os dejo un vídeo para recordar a la madre de alguien muy importante para nosotros





Mama Margarita, salió de su casa, de su pueblo y se marchó con su hijo a ser "madre" de todos esos chicos que no sabían lo que era una familia. Qué gran corazón el de mamá Margarita. Confió en D Bosco y en Dios y se puso a su servicio, así sin más.

Sin embargo, a nosotros, cuánto nos cuesta hacer las cosas confiando, sin más. Sabiendo que María nos quiere y que va a cuidar de nosotros siempre, como una madre. Tenemos mucho que aprender de mamá Margarita y de la Virgen María. A veces, en este mundo eficiente, rápido... se nos olvida eso de la fe, de creer en cosas que no se ven, pero que suceden. A veces vamos tan deprisa que no nos damos cuenta de los pequeños milagros que suceden cerca de nosotros cada día. A veces andamos tan rápido que se nos olvida que hay alguien que nos cuida y nos quiere como somos... o mejor dicho a pesar de lo que somos.

Deseo que confiéis en vuestros compañeros, en vuestra familia, en vuestros amigos... incluso en vuestros profesores. Dios está presente en cada uno de ellos. Igual que María supo ver y confiar, aprendamos nosotros también a hacerlo. Y si lo compartimos...mejor.

¡Buen día!

Miércoles 16 de mayo: paciencia

Buenos días

Ya casi no queda semana. Tres días y otra vez sábado. ¡Así da gusto!

Seguimos en el mes de mayo que como sabéis se lo dedicamos especialmente a la Virgen. Hoy quería que nos paráramos a reflexionar sobre la paciencia como virtud a admirar de la Virgen. Y pensando, pensando... he pensado en María como madre y en seguida me he dado cuenta de que si os pongo el ejemplo de vuestras madres vais a entender rápidamente la virtud de la paciencia en María.

Sobre todo a vuestra edad: la adolescencia. Esa maravillosa época de "locura transitoria" en la que las madres hacen el master en paciencia y sin que les den ningún título, sin trabajo fin de máster... lo consiguen. Hace poco hablaba con un alumno que últimamente no se entiende con su madre y le pregunté ¿tú qué harías contigo si fueras tu madre?... no se lo pensó ni un minuto, me contestó : "Me echaría de casa"... pero su madre qué hace...  tener paciencia y muchas cosas más.




La paciencia es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algo bien. También se define como calma o tranquilidad para esperar. Esto hace que las personas que tienen paciencia sepan esperar con calma a que las cosas sucedan, ya que piensan que las cosas que no dependan estrictamente de uno, se les debe otorgar tiempo.
Pues María desde muy niña tuvo muuuucha paciencia, primero cuando la anunciaron que iba a ser la madre de Jesús, luego durante el embarazo... y cuando por fin nace su hijo... pues como todas las madres... pero esta lo tuvo peor porque un hijo como Jesús es de doctorado cum laude en paciencia. María acompañó a Jesús en todos los momentos de su vida, no entendía muchas cosas pero esperaba con paciencia, no tenía prisa, sabía que era algo tan grande lo que su Hijo vino a hacer al mundo que sólo permanecía a su lado... sin más...con paciencia.

Pues a copiar de María y a cultivar nuestra paciencia para gozar de mejor salud y tomar mejores decisiones.

Rezamos un Avemaría para que nos ayude a conseguirlo.




Lunes 14 de mayo: María Mazzarello

Buenos días

Hoy haremos los buenos días todo el colegio juntos en el patio por aquéllo de que ... "si compartes, se multiplica". Habrá canciones, oración con una pequeña reflexión y ¡hasta un baile! También compartiremos la ficha del puzzle que trabajamos en la tutoría del miércoles pasado ¿recordáis?



Unos buenos días especiales para recordar a María Mazzarello una persona muy especial para todos nosotros.

Que disfrutéis de los buenos días, del día de hoy... y del de mañana que es ¡FIESTA!


Viernes 11 de Mayo - Bartolomé Garelli

¡Buenos días!

     Hoy le toca el turno a BARTOLOMÉ GARELLI. Sobre este personaje ya hemos hablado en otros ocasiones, pero primero vamos a ver cómo se conoció con Don Bosco



     Tras ese encuentro, Don Bosco pensó que debía comenzar algo nuevo para ayudar a los chicos


Y así, ¡comenzó el Oratorio de San Francisco de Sales!
La canción con la que terminamos esta semana representa como a pesar de todo se debe seguir adelante al igual que hizo Don Bosco con todos los muchachos abandonados entre ellos Bartolomé Gareli que tenían buena actitud y estaban dispuestos a todo, a seguir adelante... 

Aprovechando la ocasión, queremos felicitar a nuestros compañeros de 2º Bachillerato que hoy, tras vivir durante un tiempo de su vida algo similar a lo que debía ser el ambiente en el oratorio de Don Bosco, se gradúan. ¡ENHORABUENA!

Buenos Días elaborados por Andrea Varela (4ºB)

Jueves 10 de Mayo - Miguel Magone

¡Buenos días!

   Hoy le toca el turno a MIGUEL MAGONE, el "Capitán de Bandoleros". Veamos como nos cuenta cómo fue su encuentro con Don Bosco. Para ello, os invito a que escenifiquéis el diálogo, un compañero haciendo de narrador (Miguel Magone) y otro de Don Bosco.

Antes de conocer a Don Bosco pasaba todo el tiempo en la calle, vagabundeando en las plazas y las parques. Mi madre no podía estar pendiente de lo que yo hacía y dónde andaba, ya que pasaba todo el tiempo trabajando.

Mis maestros en la escuela me conocían como el alborotador, siempre inquieto, haciendo relajo donde estuviera. Cuando faltaba a clases, mis maestros respiraban porque no habríaa quien interrumpiera la paz y la armonía

Una tarde lluviosa estaba yo con mi pandilla en la estación de tren. Jugábamos y forcejeábamos llamando así la atención de todos. Nuestros juegos comenzaron a volverse cada vez más violentos. En un momento de forcejeos y golpes esquivados, un señor de sotana negra se puso en medio del grupo, impidiendo que siguiéramos con la pelea. Todos echaron a correr al ver aquel cura interrumpir nuestros juegos, todos excepto yo que avancé hacia él confrontándolo

- ¿Quién eres tú para venir a entrometerte en nuestros juegos?- lo espeté desafiante.

- Soy un amigo tuyo-, respondió Don Bosco. Y tú ¿quién eres?

- ¿Yo? ¿Quién soy yo? Miguel Magone, capitán de este ejército.

Don Bosco sonrió y comenzó a interesarse por mí. Me preguntó sobre mi familia, mis estudios. Me dijo:

- Querido Magone, ¿no serías capaz de dejar esta vida de vago y ponerte a aprender un arte o un oficio, e incluso estudiar?

-¡Claro que lo sería!-, respondí conmovido. -Está condenada vida que llevo no me hace ninguna gracia. Algunos compañeros míos ya están en la cárcel, y me temo que lo mismo me va a pasar a mí. Pero ¿qué quiere usted que haga? Mi padre murió, mi madre no tiene dinero. ¿Quién me podrá ayudar? 

- Mira, esta misma noche diríge una fervorosa oración a nuestro Padre que está en los cielos. Hazlo de corazón y espera. El pensará en mí, en ti y en todos.

En ese momento fuimos interrumpidos por el silbido de la locomotora que anunciaba su partida. Antes de partir ese extraño sacerdote, me regaló una medalla de María Auxiliadora y me dijo que visitara a mi párroco y que él enviara noticias mías a Valdocco.

Una medalla es una extraña moneda para quien acostumbra a jugar por dinero en el  andén de una estación. Me pregunté: - ¿Por qué me la ha regalado? ¿Por qué pretende conocer noticias mías? 

Días después me acerqué al párroco de mi iglesia quien se sorprendió de mi visita. Al ver la medalla que Don Bosco me había regalado, lo comprendió todo y me preguntó:

- ¿Te gustaría ir a Turín? ¿Al oratorio de Don Bosco? 

Sin dudarlo, contesté que sí. Así que, después de nuestra platica, el párroco envió una carta a Don Bosco anunciándole mi llegada.

Una mañana de noviembre me puse en camino a Turín. Mi madre y mis amigos de fechorías llegaron a despedirme a la estación. Debo confesar que dudé por un momento. Pero una extraña alegría inundó mi corazón al pensar que me encontraría de nuevo con aquel sacerdote que se había interesado por mí y que me recibiría en el oratorio con los brazos abiertos.

Al llegar a Turín, me enfrenté con Don Bosco y le dije:

- Yo soy Magone, a quien usted ya conoce...

- Seremos amigos, ¿verdad? – me preguntó el sacerdote.

- Sí, señor, pero si usted me lo permite yo quisiera ponerme a jugar. 

- Juega, juega. Cuando hayas acabado, ven que te quiero hablar, terminó diciendo Don Bosco. 

A los cinco minutos yo era el rey del patio. En un instante había comprendido las reglas del juego. Corrí, salté y hasta caí de bruces en el suelo. Mis gritos resonaron por sobre el tumulto del patio y di muestras de  fuerza y agilidad poco comunes. Mis compañeros se preguntaban estupefactos: - ¿De dónde salió este terremoto? 

Nunca imaginé que aquel encuentro con Don Bosco en la estación de tren cambiaría mi vida. El oratorio de San Francisco de Sales se convirtió en mi casa. Allí encontré una familia, un padre y una nueva oportunidad para mi vida. Comencé a tomar en serio mis estudios. Pero lo más importante fue que descubrí la presencia de Dios en mi vida

Gracias a la ayuda de Don Bosco, descubrí el verdadero significado de estar en gracia de Dios. Dejé a un lado los temores que me impedían acercarme al sacramento de la reconciliación. Me animé a frecuentar los sacramentos. Eso me ayudó a calmar mi carácter fuerte. Poco a poco he podido convertirme en árbitro de paz entre mis compañeros.



Para terminar, fijaros que canción más acorde con su vida, ¿verdad?



Buenos días elaborados por Patricia Velasco